Hola a todo aquel que este interesado a leer.
En este blog publicaré todo eso que quiera, todo eso que me apetezca... aunque no tenga sentido, aunque sea irracional...
Mis historias, mis poemas, mis reflexiones, mis dudas, mis miedos... lo que me gusta y lo que odio... publicaré lo que más quiera sin importar que palabras uso o que llegue a pensar la gente.
Si estás conmigo, sé bienvenido a este rincón, el rincón de una indignada.

jueves, 20 de octubre de 2016

#12 LAS PUTAS HORMONAS DE MIERDA / momentos indignantes


Hola indignados!

¿Sabéis cuando hichaís e hinchaís un globo y ya ves que va explotar? ¡Vamos! que lo presientes que en breve hará ¡PLOF! Pues así me siento hoy...

Y es que si señores míos, hoy es ESE día del mes.

Ese día del mes donde comes como si el mundo se fuera a terminar mañana, donde no ves tu reflejo real en el espejo (solo te ves como una puta vaca lechera), donde lloras como si tu fueras la única que pudiera llenar los rios... No sabes lo que te pasa. Lloras, riés, te enfadas, te enfadas mucho, gritas, lloras, quieres mimos, gritas que no te toquen, riés y vuleves a llorar.

Ese día que lo más sano que comes és un gofre con mucha nutella por encima, y lo único que quieres es estar acurrucada en la cama tapada hasta la nariz en posción fetal. Ahora, que esa sábana que te tapa no te roce las tetas (llamalas como quieras: bubis, pechos, domingas...) porque la sensibilidad con las que en ese momento están dotadas solo se asemeja.... ni un puto comparativo encuentro! Están sensibles y punto!

Por si aún no lo habías pillado: ¡Hola querida (notasé el sarcasmo) menstruación!

Y es que este día te levantas, tú toda feliz, y vaya... ¡sorpresa! ahí está, toda señora vestida de rojo.... ¬¬

Bueno, respiras, te relejas... y piensas no será tan malo - pobre inocente de ti -. Puto día de mierda!

Da la casualidad de que justo ese día es el día que más trabajo tienes, que más horas pasas de pie y más jefes se presentan delante tuyo. Y tú lo que sientes, aunque por fuera sonríes como una buena profesional, es que te están desgarrando por dentro.

Dolor!

Y como estás en el trabajo, y aún te queda una jornada jodidamente larga por delante, la única solución que te queda es tomarte un ibuprofeno. Oh si! El dolor se ha ido... ¿pero que tienes a cambio? un flujo -he querido ser fina- más abundante que un centro comercial en sábado y rebajas.

Y si, mis indignados.. así podemos resumir ese día del mes: UNA PUTA MIERDA DE LAS GORDAS.

¿Me contaís alguna de vuestras esperiencias? Machos, también podeís opinar que de madres, hermanas, amigas, novias... nadie se libra.

Besis y a indiganarse!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada